Lo que se originó ancestralmente como un sistema de autodefensa, se convirtió con el tiempo en una “Meditación en Movimiento” cuyas características responden a la necesidad de una atención mental y corporal que la virtualidad en salud no logra cubrir. El cuidado parte, según estas artes corporales chinas, de uno mismo. 

Por: Alexander Gómez D´Aleman y Esmeralda Villegas Uribe.

 

TAIEl 11 de marzo del año pasado, el mismo día en que la Organización Mundial de la Salud declaró covid-19 una pandemia global, se pensó que el confinamiento en casa como medida de prevención duraría dos o tres semanas y que no había razones para preocuparse. Sin embargo, con el paso del tiempo, se comprendió la dimensión de los cambios generados. Entre estos, los sucedidos en el campo de la educación formal e informal y la intensificación en su actuación en el mundo on-line: centros universitarios e instituciones de educación básica primaria y secundaria, de tradición presencial, tuvieron que adaptar sus procesos de enseñanza-aprendizaje específicamente para el espacio virtual. 

De manera similar, las escuelas y academias de baile, de gimnasia, de artes corporales como el Taichi y el Qi Gong, de yoga y de meditación, entre otras, comenzaron a ofrecer sus servicios en sitios web, y se popularizó el uso de plataformas como Zoom y Google Meet, desafiando tanto a maestros como a alumnos en el uso y consumo de servicios virtuales y la infraestructura en línea. Cómo no mencionar la publicación en la web y Whatsapp de material específico sobre la pandemia y los contenidos referentes a todas las dificultades físicas, y mentales que el afrontamiento de esta podría ocasionar.

Cuando quedó claro que la pandemia no sería efímera, se intensificaron las sesiones de servicios de terapia sicológica en línea, apoyos de salud mental y videoconferencias encaminadas a proporcionar una mejor calidad de vida. Esto fue significativo ya que especialistas en el campo, afirman que la población atendida expresa sentirse más solitaria y estresada que en años anteriores y que se presenta un marcado aumento en las tasas de síntomas depresivos y de ansiedad en la población estudiantil.  Pero este tipo de servicios no es suficiente para contener la demanda de problemas relacionados con la salud mental y física de la población lo que hace plantear la búsqueda de otras opciones.

Sistema Inmunológico en tiempos de Pandemia

Resulta crucial reconocer que el virus actúa en el sistema inmunológico.  Este, no sólo se estropea por la ingesta de productos industrializados, el uso y abuso de agrotóxicos, el consumo de azúcar, la desnutrición, el sedentarismo y muchos otros factores ampliamente explicados por la nutrición ayurvédica, y por la medicina funcional.    Factores como el encierro-voluntario u obligatorio y los estados emocionales ocasionados de esta situación, también tienen su dosis de responsabilidad. Los datos, divulgados por los medios y las redes sociales, muestran que, en muchos casos, se ha disparado la violencia intrafamiliar y el estrés, generado por la falta de contacto social, la soledad, el abandono, y la precaria situación económica; que en muchos casos lleva al suicidio.  Desde “otra orilla” diferente a la explicación tradicional, el problema no es el agente infeccioso en sí, sino el desequilibrio en nuestro organismo. Como señala el Dr. Fabio Ramírez, “tenemos más virus y bacterias que células y muchos de estos, casi todos, cumplen una función benéfica cuando están en armonía”.

 

Así las cosas, puede decirse en general que existen, desde el ámbito preventivo tres medidas fundamentales para el manejo terapéutico del estrés, las crisis mentales y enfermedades en tiempos de pandemia: ejercicio físico, reducción del estrés y alimentación balanceada. 

El Taichi y el Qi Gong como alternativa ideal en tiempos de pandemia

El Taichi fue visto en tiempos ancestrales como un arte marcial. Con el devenir del tiempo, fue considerando también un arte terapéutico, faceta que en la actualidad toma mayor auge por la innumerable cantidad de investigaciones científicas que lo posicionan como una práctica saludable tanto a nivel preventivo como terapéutico frente a muchas patologías de tipo mental, orgánico y físico. 

La esencia sobre la cual fue creado, sin embargo, es apenas referenciada. El Tai Chi es una Meditación en Movimiento ¿Qué hay detrás de esos movimientos lentos y continuos que practican los chinos en los parques cuando los rayos del Sol apenas dan claridad sobre el paisaje? Parecen flotar en medio de movimientos fluidos y suaves mientras todas sus articulaciones se mueven armónicamente.

La respuesta es la Atención Consciente. Meditar en su significado oriental significa estar atento y calmo. Y esta es la base del Tai Chi. Es un estado a lograr a través de práctica constante. Una mente agitada está vulnerable y presa a los movimientos externos de la vida.

Para la tradición budista, es en la Mente (llamada por ellos Tai Chi) la gran vida sobre la cual se construyen todas las circunstancias de lo que se entiende como realidad. El problema no son las circunstancias si no la manera en como ellas se perciben y lo que acarrean a partir de allí, tanto en el ámbito mental como emocional y orgánico. 

Así, la práctica de la Meditación o la Atención Consciente sobre los pensamientos, logra cambios significativos.

El actor de cine y artista marcial Jet Lee, desarrolló hace unos años una campaña de práctica de Tai Chi para Ejecutivos cuyo slogan fue: “Baja la Velocidad para Encontrar el Equilibrio”

Es una frase sabia que sintetiza el corazón de la práctica de Tai Chi. La respiración profunda y tranquila que conlleva la atención consciente reduce considerablemente los índices de ansiedad y nos lleva a conectarnos con el llamado, por algunas corrientes espirituales, Potencial Interior Ilimitado.

No es de extrañar entonces que la práctica de Tai Chi ocupe los primeros puestos en los estudios científicos sobre salud mental realizados.  De allí en adelante, se generan todos los demás beneficios de la práctica.

Desde la parte física, el Taichi nos ofrece una actividad física de bajo impacto. Es una actividad que pone en movimiento todas las articulaciones del cuerpo y que fortalece los músculos, los tendones y  los huesos. 

Desde la óptica de la medicina tradicional china además, se entiende que el almacén de la energía vital son los riñones y al fortalecerlos, se cuida el deterioro de los huesos, del sistema nervioso, hormonal y audición que se relacionan con ellos. Por ello, mejora los síntomas dañinos producidos por la osteoporosis y reduce las caídas, especialmente en las personas mayores.

El Tai Chi y el Qi Gong, ganan su reputación como Patrimonio Cultural de la Humanidad, en la medida en que se convierten en una respuesta a las circunstancias que afrontan los seres humanos por las medidas de confinamiento y estrés mental, emocional y físico. En la medida en que estas Artes Corporales Chinas son entrenadas como Meditación en Movimiento, llevan a tranquilizar la mente a través de la respiración haciéndola más adaptativa. Ello, se complementa por el ejercicio de bajo impacto que realiza sobre las articulaciones y el fortalecimiento del sistema mio-osteo-articular.

Zoom en vivo

Cuando no puedes estar frente a la TV pero no quieres perder nunca los contenidos de nuestra programación. Aquí encontrarás nuestra señal en Vivo.

Estrenos destacados

Ahora en Zoom podrás explorar una parrilla de programación cada vez más variada y multiplataforma. Estos son nuestros próximos estrenos para nuestra Señal de TV y plataformas sociales.

Transmisiones Especiales

Esos contenidos que no puedes dejar pasar, que son de tu interés que tienen ese espacio reservado.