Hoy recordamos el día en que se fundó el primer periódico en la capital de la que fuese la Gran Colombia.

Manuel del Socorro Rodríguez de la Victoria, un cubano que llegó a estas tierras a finales del siglo XVIII fue quien fundó “Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá” semanario que figura en la historia editorial colombiana como el primer semanario de circulación en Colombia.

Previamente, ya se había dado la publicación del “Periódico Gaceta de Santa Fe” que no tuvo la misma trascendencia y no entró en la historia debido a las pocas publicaciones. En esta línea, el estado colombiano decidió reglamentar el ejercicio periodístico a través de la Ley 51 de 1975 que en el Art. 14 indica qué: “Señale el 9 de febrero de cada año como día del periodista Colombiano.  El ministerio de educación tomará la medida que estime convenientes para la digna celebración de tal fecha.”

De acuerdo al último informe del Centro Nacional de Memoria Histórica, desde 1977 al 2015, han sido asesinados 153 periodistas por el ejercicio de su profesión; de los cuales 145 han sido hombres, donde el Valle del Cauca y Antioquia han sido los departamentos con mayor número de asesinatos.

Sin embargo, no todo ha sido tristezas en esta profesión que Gabo denominó como “el mejor oficio del mundo”, la calidad del periodismo y sus historias han acompañado y transformado las vidas de los colombianos; como olvidar las crónicas de Alberto Salcedo, la sátira humorística y política de Jaime Garzón, la verdad que rompió la estructura crítica de Guillermo Cano o los reportajes investigativos de Daniel Samper Pizano y un sinnúmero de periodistas que detrás de máquinas de escribir, cámaras y micrófonos han hecho uso de la verdad y han servido como base, motivación y referencia para la generación de aquellos que han decidido elegir esta, como un estilo de vida.

De la mano con la evolución tecnológica, los nuevos lenguajes y formatos que han fortalecido la interactividad ausente en el periodismo de antaño, proponen a su paso a la sociedad, como un protagonista activo de las historias que coqueta o trágicamente han puesto los ojos en el periodismo.

Innegable olvidar las relaciones inestables que ha tenido este caballero llamado periodismo, su primera relación con esta señora llamada política, o con aquella otra llamada iglesia… en el que por ser juez y parte no han dado frutos exitosos, ni cuando abriendo espacio a la equidad de género, el periodismo y el sector empresarial fundamentaron una relación donde la imparcialidad ha reinado.

Sin título 1dd
Este oficio que hace uso de las letras pero no es literatura, sabe de ciencia pero no es científico, aconseja pero no es psicólogo, interroga pero no es policía, suma pero no es contador, administra columnas sin ser arquitecto, enseña sin ser maestro, diagnóstica sin ser médico es casa de todas las profesiones y hoy es el mejor día para celebrarla, porque aunque sin tarjeta profesional el ‘networking’ es importante y hemos sido los gestores y víctimas de ‘fake news’, sin embargo amamos nuestro lenguaje y somos youtubers, porque las tendencias son lo nuestro y los anglicismos son para la estética.

Tanto ha sido la incidencia de las tecnologías que ya no solo conforman una sección en los medios, sino que son el puente directo con los mismos o ¿usted se imagina que Guillermo Cano respondiera una inquietud a través de Twitter? O ¿una transmisión en Facebook live de un reportaje de Gabo?

¡Feliz día periodistas colombianos!