La Universidad del Magdalena en alianza con la Secretaria del Interior de la gobernación del Magdalena, certificó a 266 funcionarios públicos del Departamento en el diplomado de Atención y Prevención de la Violencia Intrafamiliar, cuya finalidad es mejorar las prácticas laborales vinculadas a la atención de redes e intervinientes de familia.

Funcionarios públicos del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar – Regional Magdalena, Policía Nacional – CTI, Defensoría del Pueblo, Comisarios de Familia, Personería, Inspectores y Hospitales, participaron del diplomado enfocado a fortalecer las capacidades de organización y respuesta por parte de las entidades responsables de la ruta de atención integral para la disminución de la violencia intrafamiliar en los municipios pertenecientes al Departamento del Magdalena.

Violencia intra

El diplomado desarrolló desde una metodología multidisciplinaria el fenómeno de la violencia en los hogares, promoviendo así modelos de intervención. Lo anterior, debido a la premisa de que 'El Magdalena ha mejorado sus índices de denuncias y judicialización, sin embargo, durante su intervención, hay bastante por mejorar' según afirma Norma Vera Salazar, Directora de Desarrollo Social y Productivo de la Vicerrectoría de Extensión y Proyección Social de la UNIMAGDALENA.

Adicionalmente, la iniciativa pretende fortalecer la relación entre distintas instituciones del departamento, con el objeto de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En esa línea, Aibinia Bonett Palacio, psicóloga del Grupo de Asistencia Técnica del ICBF Regional Magdalena, señaló la importancia de que todas las entidades se comprometan con la formación y transformación de los núcleos familiares.

Por otra parte, Joaquina Miranda Gutiérrez, asesora de atención al usuario, intervención temprana y asignaciones de la Fiscalía General de la Nación seccional Magdalena, compartió una reflexión final en el acto de clausura del diplomado, el cual, se llevó a cabo en el auditorio Julio Otero Muñoz, donde expresó la importancia de que los servidores públicos se sensibilicen para prestar un buen servicio a las víctimas, teniendo en cuenta que cada una de ellas necesita atención oportuna.