“El país pierde 20 hectáreas de bosques cada hora, principalmente en Chocó, Antioquia, Caquetá, Guaviare, Meta y Norte de Santander, lo que representa la tasa de pérdida de recursos forestales más alta de los últimos 25 años”, comentó Elsa Matilde Escobar, Directora Ejecutiva de la Fundación Natura.

Prueba de esto es que el último informe sobre la cuestión reveló que en 2016 se deforestaron 178.597 hectáreas de bosque en el país, lo que representa un aumento considerable frente a las 124.035 reportadas en el 2015. En consecuencia, Colombia es, según la ONU, uno de los 11 países con mayor pérdida de superficie forestal en los últimos 25 años.

Este es un panorama que al parecer solo ha tenido eco en el sector ambiental, porque para el resto de las personas estos son números que no dicen mucho.

Sin embargo, las consecuencias de este diagnóstico sobre la economía y la calidad de vida de toda la población colombiana son incalculables.

detalle deforestacion

“El gran impacto de la deforestación se produce a nivel local. Con la pérdida de bosque, las comunidades rurales pierden los valiosos servicios que ellos les prestan, los cuales raramente se tienen en cuenta cuando se toman decisiones, tales como asegurar el flujo regular de agua y el clima, la protección contra las inundaciones y los deslizamientos. Los bosques, además, actúan como esponjas que absorben la precipitación durante eventos climáticos extremos, retienen los suelos y liberan agua a intervalos regulares de tiempo”, agregó la directora de la Fundación.