El implante cerebral es el nuevo invento que ha revolucionado la ciencia y la medicina para recuperar la memoria.

Junto al investigador Dong Song y su equipo de trabajo, se pudo establecer que hay una mayor probabilidad de que los humanos puedan recuperar entre un 15 y 25 % de los recuerdos a corto plazo. Este invento que consta de una prótesis de memoria, fue presentado en Washington ante la Sociedad de Neurociencias para convertirse luego, en el primer dispositivo que ayudaría a mejorar la memoria en las personas.

Para su efectividad, el investigador de la Universidad del Sur de California (USC) Dong Song junto a su equipo , contó con la participación voluntaria de 20 personas que al tener electrodos implantados en el cerebro para su tratamiento contra la epilepsia, respondieron de manera favorable, las pequeñas correintes electricas que pasaban al hipocampo; un organo  que se caracteriza por el procesamiento del aprendizaje humano y memorizarlo. 

Con ello, Song ante la revista New Scientist infirió haber logrado “escribir el código neuronal que incrementa la función de la memoria: Y es algo que nunca se había logrado hasta ahora". Este tipo de invento podrá ser en un futuro cercano un posible mecanismo que ayude a combatir el alzheimer o la demencia senil, al considerarse como la enfermedad silenciosa que afecta a la población adulta, tras no existir aun una cura u explicación que justifique su condición.