Los alimentos son la fuente de combustible del organismo, puesto que, los nutrientes de estos, brindan a las células la energía y sustancias necesarias para funcionar, pero ¿cuáles son los problemas del sistema digestivo? Y ¿por qué se producen?

 

Sistema digestivo

Según Óscar López, médico, director científico de LABFARVE - Laboratorio de Farmacología Vegetal e Investigaciones Asociadas y profesor titular e investigador de la Fundación Universitaria Juan N. Corpas, los problemas más comunes que surgen en el sistema digestivo son de origen funcional, y, por lo general, están asociados con los malos hábitos alimenticios y el estrés. Sin embargo, existen otras causas menos frecuentes, como los problemas provenientes de una condición específica de los órganos del cuerpo.

En efecto, según el investigador, “todos los tratamientos que se pretendan implementar, deberán hacerse de acuerdo con la naturaleza del problema.”. Cabe resaltar, que los problemas del sistema digestivo afectan a personas de todas las edades, algunos de estos problemas ocurren con más frecuencia en las mujeres que en los hombres, los que ocurren en las mujeres a veces están asociados con problemas ginecológicos y endometriosis.

Por otra parte, las personas emocionalmente sensibles pueden tener problemas digestivos o agudizar su condición por esta causa. Por ejemplo, el estrés puede producir trastornos del ritmo o del hábito intestinal, gastritis y dificultades en la digestión. La mayoría de los problemas ocurren por poco tiempo y se pueden tratar fácilmente, asimismo, varios de ellos se pueden controlar con cambios en la alimentación y en el estilo de vida.

Para resolver las dudas más frecuentas acerca del sistema digestivo y brindar algunos consejos para mantenerlo saludable, el doctor Óscar López, afirma lo siguiente.

¿Cómo se puede tratar el problema del sistema digestivo?

Para mayoría de personas que sufren problemas digestivos, se recomiendan dietas de exclusión, es decir, unas pautas alimenticias que les limitan considerablemente la cantidad y variedad de alimentos que pueden consumir. Existe una serie de prácticas y rutinas que son recomendables para tener a tono todo el sistema digestivo, que, además son las mismas que favorecen el buen funcionamiento integral del cuerpo.

-Beber suficiente agua

El cuerpo está compuesto por agua en más de dos terceras partes; es necesaria para todos los procesos internos, y el de la digestión no es una excepción. Si no se ingiere suficiente agua, las heces se endurecen y se produce el indeseado estreñimiento.

Para mitigar estas consecuencias, lo ideal es beber como mínimo un litro y medio de agua, es decir, seis vasos por día, pero, esto variará en función de otros parámetros como la cantidad de distintos líquidos ingeridos, el nivel de transpiración, la calidad y tipo de alimentos ingeridos.

Por ejemplo, un alta ingesta de fibra requerirá mayor consumo de agua para poder procesarla correctamente, mientras que, una dieta rica en frutas y verduras, necesita menos cantidad de agua para su procesamiento.

-Tener una dieta balanceada

Tres de cada cinco personas sufren trastornos digestivos de diversa índole. Esto, se debe en gran parte a una mala alimentación, cabe aclarar que, no sólo se refiere a la ingesta de comida chatarra, sino a no ingerir alimentos de todos los grupos alimenticios de forma balanceada.

Pues, cada tipo de alimento proporciona nutrientes diferentes que sirven para funciones específicas. Es por ello, imprescindible alimentarse equilibradamente, consumiendo proteínas, carbohidratos y grasas.

-Respetar los horarios para comer

Además de incluir una dieta balanceada, es importante respetar los horarios a la hora de comer, de manera, que no se interrumpa el largo proceso de la digestión. Así, es importante tratar de alimentarse siempre a las mismas horas y preferiblemente hacerlo varias veces al día en pocas cantidades.

Por otra parte, dejar al estómago inactivo por largo tiempo y luego ingerir demasiada cantidad de alimentos de golpe, hace lenta la digestión y dificulta el proceso de absorción.

-Evitar el estrés y la ansiedad

El estrés y la ansiedad crónica, son los principales enemigos del hombre y una de las causas frecuentes de graves enfermedades, puesto que, estas desgastan todos los órganos y sistemas del cuerpo, pues, el cerebro envía una señal permanente de alerta.

En el caso concreto del sistema digestivo, el estrés compromete la función peristáltica que permite una correcta digestión de los alimentos, produciendo malformaciones como hernias, pólipos y quistes, así como acidez, reflujo y estreñimiento.

En efecto, si cada individuo incorpora estos hábitos alimenticios a su estilo de vida, podría evitar sufrir enfermedades derivadas de las malas prácticas de nutrición. Recuerda; la base para disfrutar una buena salud, está muchas veces en cambiar las rutinas, tal y como propone el investigador, Óscar López.