El Cerro de Monserrate es símbolo por excelencia de Bogotá, la capital de los colombianos. 

 

monserrate web

Foto: Laura Molina – asistente de comunicaciones – Monserrate.

Por: Laura Molina – asistente de comunicaciones – Monserrate.

El Cerro de Monserrate, está ubicado a 3.152 metros de altura sobre el nivel del mar, alberga en su cima el santuario del Señor Caído de Monserrate, lugar de peregrinación de nacionales y extranjeros, rodeado de una exuberante vegetación y desde donde se aprecia el mejor paisaje de la sabana de Bogotá.

Subir al Cerro de Monserrate es una experiencia que se puede vivir en funicular o teleférico, desde donde se aprecia un hermoso paisaje y la vegetación que adorna el Cerro. Estos dos medios de transporte cuentan con una historia que se remonta a los comienzos y mediados del siglo pasado. 

El funicular, que a diario transporta a los visitantes, empezó a construirse en 1926 y fue terminado en 1928, para ser inaugurado el 18 de agosto de 1929. 

Desde aquella lejana fecha se ha desplazado lentamente hacia la cumbre de Monserrate; permitiendo en su recorrido admirar el hermoso paisaje andino que le sirve de tapete, acompañado del relajante sonido de las aves dejando en los visitantes sensación de tranquilidad, y de estar en contacto directo con la naturaleza que le rodea. 

El teleférico a Monserrate inició su construcción el 13 de agosto de 1953 y fue inaugurado el 27 de septiembre de 1955, con sus grandes ventanales con todos los costados, ofrece una imponente vista el Cerro que contrasta con la hermosa panorámica de la ciudad, la vegetación tupida de los altos árboles que, al pasar lentamente sobre sus copas, nos dejan una sensación de contacto directo entre la tierra y el cielo. 

En Monserrate los visitantes pueden disfrutar lo mejor de la cocina nacional e internacional en sus dos emblemáticos restaurantes Casa San Isidro y Casa Santa Clara, que hoy se han convertido en un sinónimo de excelencia Culinaria, donde también los visitantes pueden disfrutar de un buen café.